Disfruta de Internet con la banda ancha móvil

acceso_movil_a_internet_apertura_618x331.jpg

Hasta hace poco, la conexión a Internet estaba limitada al sobremesa del hogar o la oficina. Hoy, sin embargo, podemos navegar en cualquier lugar y desde cualquier dispositivo, desde un teléfono de última generación a un netbook o una tableta. Las operadoras han comenzado incluso a subvencionarlos.

Todo indica que el acceso a datos a través de las redes de telefonía va viento en popa. Europa tendrá 120 millones de usuarios móviles de datos en 2015, más de un cuarto de su población. Asimismo, la consultoraGartner predice que el año que viene habrá 1.000 millones de dispositivos móviles en el mundo.

Las redes de banda ancha móvil actuales están basadas en el estándar 3G o en alguna de sus variantes. Concretamente en España, todavía se están desplegando redes 3G (UMTS-WCDMA) y 3,5G (HSDPA), que pueden proporcionar velocidades de 3,6 Mbps por término medio y de 7,2 Mbps en algunas ciudades.

Sin embargo, empieza a despuntar la tecnología HSPA+, que es capaz de dar anchos de hasta 21 Mbps (con hasta 5,7 Mbps de subida). A más largo plazo (en algunos países, como los nórdicos o Japón, ya es una realidad) veremos conexiones a 100 Mbps gracias a la tecnología Long Term Evolution (LTE).

Las operadoras tienen a día de hoy ofertas de banda ancha móvil para cualquier cliente, desde el navegante incansable que, además, se descarga mucho contenido multimedia (contratos de 10 Gbytes de datos al mes a la máxima velocidad), a los que solo usan su aparato para ver el correo y entrar en alguna página web (200 o 300 Mbytes con la conexión a tope).

Para que os hagáis una idea, con una tarifa media de 1 Gbyte de datos a la máxima velocidad al mes podemos descargarnos 75 páginas web y mandar 20 e-mails al día, además de subir 40 fotos a redes sociales y ver 15 vídeos de tres minutos al mes. En la página de Yoigo hay una útil herramienta que ayuda a calcular las capacidades y factura que más nos conviene pagar.

Si nos fijamos en el dispositivo de acceso, las propuestas también son múltiples. Aunque se habla mucho sobre la guerra de formatos, la realidad es que en los próximos años van a convivir muchas pantallas, desde las de los sugerentes smartphones a las de las tabletas, pasando por las de los netbooks.

 

Netbooks

En 2007, Asus inventó el netbook, un portátil muy pequeño (7″ de pantalla) y de bajo coste (alrededor de 300 €). En los años siguientes, muchos consumidores, sin reparar en algunos casos que se llevaban un equipo de especificaciones muy limitadas, se hicieron con uno. Además, a pesar de que su razón de ser es contar con un enlace permanente a Internet, en España muchos lo adquirieron sin conexión (las operadoras tardaron en subsidiar equipos 3G).

En estos tres años el netbook ha subido como la espuma y a principios del 2010 alcanzó su cenit, llegando a representar el 20% de las ventas totales de portátiles. Esto coincidió con una cierta estabilización en las configuraciones. Y es que todos los fabricantes que sacaron un producto competitivo (Asus, Toshiba, HP y Samsung, entre otros) apostaron por Intel Atom, pantallas de 10″ y teclados que al fin permitían escribir con cierta comodidad.

netbook_618x432_2.jpg

No obstante, las previsiones no son halagüeñas. En los últimos meses, se ha notado una ligera caída de las ventas y la consultora Forrester calcula que en 2014 los netbooks no supongan más del 10% de las ventas de portátiles. Por sus especificaciones, los netbooks no son sustitutos de los portátiles convencionales, como mucha gente pensó en un primer momento. Su configuración, que casi siempre combina Windows 7 Starter o el viejo XP, Intel Atom N400, 1 Gbyte de RAM y controlador gráfico integrado, permite navegar y hacer tareas ofimáticas (es recomendable cargar OpenOffice), pero es insuficiente para ver películas, vídeos o jugar (su bahía de conexiones es bien escasa).

Como dispositivo de acceso, el netbook está plenamente asentado ya en la oferta de las operadoras.Movistar, por ejemplo, «regala» el dispositivo, un Compaq Mini 110, aunque exige al usuario acogerse a un plan de datos de 49 euros al mes por un periodo de 24 meses con un consumo que ronda los 10 Gbytes de datos. Los que no se descarguen tanto pueden acogerse a un plan de 19 euros al mes, aunque solo dispondrán de 500 Mbytes a la máxima velocidad (luego podrán seguir, pero a paso de tortuga: 128 Kbps). 
Para los que tenga ya un netbook o portátil y quieran darle conectividad 3G, las operadoras ponen a sus disposición módems USB sueltos que se pueden adquirir en modalidad contrato o prepago.

En Vodafone, por ejemplo, hay un servicio por 19 euros al mes (con 18 meses de permanencia) que permite navegar 2 horas diarias a 7,2 Mbps teóricos. Luego se corta la conexión, para que el cliente no se encuentre con sorpresas en su factura. Los que quieran ir a toda pastilla (al máximo de 21 Mbps y sin límite horario), tienen, también con Vodafone, una llave 3G por 49 euros al mes.

Muy atractiva es la oferta de Simyo, que permite bajar 5 Gbytes a la máxima velocidad por sólo 25 euros (el módem cuesta 19 euros), y sin compromiso de permanencia. Para los que quieran banda ancha en un día concreto, Simyo también tiene una tarifa de 2,50 euros cada jornada con un límite de 250 Mbytes.

Los supermercados Carrefour tienen una tarifa del estilo, aunque cargan solo un euro el día en que uno se conecta y marca un límite de 100 Mbytes. Por su parte, por la misma cantidad de información, Yoigo cobra 3 euros al día y 20 por la SIM.

ofertas_618x299_2.png.jpg

 

Tabletas

A principios de 2010, Apple inauguraba un nuevo mercado, el de las pizarras multimedia. Aunque desde hace años ha habido ordenadores con pantallas «táctiles» (casi siempre sensibles a un lápiz óptico, pero no a los dedos) destinados a colectivos profesionales, la compañía de Steve Jobs ha sido la primera capaz de introducirlos en el consumo puro y duro, dotándolos de una tecnología atractiva, fácil de usar y con unos precios además bastante asequibles.

ipad_doble_618x380.jpg

A día de hoy se puede decir que el iPad ha vuelto a ser un éxito de la manzana. En sus primeros 80 días de vida, Apple consiguió vender tres millones de dispositivos y las estimaciones de la web de información especializada Digitimes.com hablan de que hoy se pueden estar comercializando unos 2,5 millones de iPad al mes en todo el mundo. Gartner, que subraya que muchos usuarios están optando por los tablets, en detrimento del portátil de siempre, asegura que en 2014 se venderán algo más de 200 millones, la mayoría de ellos con tarjeta de telefonía y conexión WiFi.

En cuanto a usos, el iPad, que no está pensado para salir a la calle con él (su pantalla de 9 pulgadas lo hace demasiado grande), encuentra su razón de ser en casa, en el sofá o en cualquier otra estancia, donde permitirá leer el correo y navegar por la Web, accediendo a las noticias del día, por ejemplo. También está pensado para albergar la música y las películas que nos gustan. Eso sí, pasándolo todo por el filtro –y la caja regristradora– de iTunes. En el iPad se pueden ver tres «pelis» de un tirón, algo imposible en un portátil. También le van a dar mucho juego las aplicaciones que se desarrollen para él y para el iPhone.

Al contrario de lo que se ha dicho, el iPad y, por extensión, las otras tabletas que están saliendo al mercado, como la Galaxy Tab de Samgsung (7 pulgadas), no son competidores directos de los netbooks, más pensados para tareas ofimáticas y para el acceso a Internet desde un punto WiFi público. Tampoco son competencia de los lectores de libros electrónicos. Al llevar una pantalla retroiluminada, la lectura prolongada de una novela, por ejemplo, irritaría los ojos.

samsung_presenta_en_ifa_su_primer_tablet_galaxytab_305x294.jpg

En la oferta de las operadoras, por el momento brillan el iPad y la tableta de Samsung. Mientras que para la segunda hay ofertas conjuntas de tableta+contrato (Movistar la ofrece desde 149 euros, aunque obliga a 24 meses de contrato a razón de 49 euros al mes), para la primera lo que hay son tarjetas SIM y planes de datos desde 15 euros al mes con 250 Mbytes a 7,2 Mbps. En Movistar, si eres nuevo cliente y tienes un iPad 3G, hay disponible una SIM que te da acceso a 5 Gbytes a 3 Mbps desde 39 euros al mes, mientras que, por 15 euros al mes, el límite de navegación de calidad está en 200 Mby­tes. Por 15 euros, Simyo, por su parte, da 1 Gbyte, mientras que por 25 llega hasta los 5 Gbytes.

Pero también hay tarifas de prepago con el iPad. El servicioEverywhere de Orange permite conectarla a 7,2 Mbps por 3,5 euros al día. Orange, que solo factura el día en que se establece la conexión, también da la posibilidad de sacar una tarjeta mensual por 35 euros. Eso sí, al superar los 2 Gbytes de descarga, la conexión se ralentizará hasta 64 Kbps.

planescde_datos_para_el_ipad_618x228.png.jpg

 

Smartphones

Las ventas de smartphones o teléfonos inteligentes se duplican cada trimestre y ya representan el 20% del total de los celulares que se comercializan en el mundo, aunque este porcentaje es bastante mayor en mercados avanzados como el español. Concretamente, ennuestro país hay ya 13 millones de personas con un smartphone. El empuje del iPhone y el que está empezando a dar Android, que se está instalando en los dispositivos de gama baja y que ya gobierna uno de cada cuatro teléfonos inteligentes en el mundo, explican el buen momento.

9_appleiphone4.gif

Además de para hablar, organizar la vida a través de la agenda y navegar por Internet, un smartphone empieza a valer para casi todo. Y es que, aunque es verdad que el aparato trae de serie pocas funcionalidades, luego tiene un sinfín de programas -las apps o aplicaciones, disponibles en la página web del desarrollador de la plataforma- que permiten hacer con él casi todo.

Así, hoy un usuario tiene miles de programitas para Apple (App Store), Nokia (Ovi), Google (Android Market), BlackBerry (App World) o Microsoft (Marketplace). Las cifras dicen que los españoles se han bajado este año 580 millones de aplicaciones; visto de otro modo, cada usuario de smartphone en este país descargará en su aparato unas 45, algunas gratis, pero otras por 3 o 4 euros. Evidentemente, en una tienda con 300.000 aplicaciones, como App Store de Apple, hay cosas interesantes, como desarrollos que permiten convertir al iPhone en la puerta de entrada a las aplicaciones de la empresa (Salesforce) o gestionar todas las claves informáticas y la información confidencial (1Password), pero también algunos bastante particulares, como el programa «tirapedos», que además ha sido el más vendido en algún momento. Los expertos dicen que, tras unos años de subidón en que todo el mundo descargaba cualquier cosa, ha llegado el momento de la depuración, en el que hay que eliminar lo superfluo y quedarse con los programas realmente útiles.

Las operadoras tienen a la venta en estos momentos decenas de smartphones regidos por los más diversos sistemas operativos (Symbian, Android, iOS4 o Windows Phone 7). Los esquemas de precios para este tipo de aparatos son muy variados, pero, por norma, desde 20 euros al mes hay planes de voz y datos esperando a los usuarios (por 25 euros, Vodafone ofrece 350 minutos de llamadas y 100 Mbytes de navegación a la máxima velocidad).

Pocos MIDs

En el Intel Development Forum, el gran evento técnico de Intel, de 2007, celebrado en Pekín, el fabricante de procesadores acuñó el término MID (Mobile Internet Device). En esencia, es un tablet muy pequeño que puede tener un fin profesional, pero que también puede servir para llevar en el bolsillo todo el ocio digital. Al día de hoy, no hay en el mercado una amplia variedad de MIDs, el binomio Windows-Intel no ha conseguido extender su presencia a esta categoría y tampoco son proactivas las operadoras en la venta de estos dispositivos como puerta de entrada a Internet.

mid_618x637.jpg

En España, una de las últimas novedades en este terreno es la minitableta con pantalla LCD táctil de 5 pulgadas de Energy Sistem, un dispositivo con conexión inalámbrica y gobernado por Android 2.1 y por un procesador de ARM a 600 MHz. La Energy Tablet, así se llama, permite sacar fotos y vídeos y grabar voz. Parecida configuración ofrecen los aparatos de Archos.

La combinación Android-ARM vuelve a aparecer en su tableta de 5″, que, eso sí, puede llegar a albergar una memoria de 500 Gbytes y opcionalmente puede cargar un navegador GPS. El aparato, provisto de WiFi, también se puede conectar a la televisión a través de una pequeña dockstation, con lo que queda convertido en un disco duro multimedia. Las propuestas de Dell y Acer, que en el último año han presentado tabletas de pequeño formato con Android, por el momento no han llegado a España.

 

Libros electrónicos

Solo en los últimos meses las editoriales españolas han dado el salto al libro electrónico. La puesta en marcha de la plataforma tecnológica Libranda, apoyada por RBA, Planeta, Random House Mondadori, Santillana o SM, ha dado como resultado que la literatura que más se demanda, la de los best-sellers, esté disponible en formato digital. De esta forma, los autores recuperan terreno, pues desde hace años se vendían en España dispositivos para los que no había una oferta de contenidos «legal». Los más optimistas aseguraban que hasta verano se podían haber comercializado en España 250.000 lectores, aunque otros aseguraban que no pasaban de 100.000.

kindle_618x696.jpg

Cuando salió el iPad, hace un año, muchos pensaron que podía significar la muerte del ebook, pero lo cierto es que tabletas y lectores van a convivir. Si bien un lector ocasional o de páginas de noticias va a acudir a su iPad para estar al día de la actualidad, difícilmente va a recurrir a la pizarra de Apple para sumergirse en la lectura de un novelón como Guerra y Paz.

El iPad cansa la vista y su autonomía no va más allá de las 10 horas. Mientras tanto, los lectores, con su pantalla de tinta electrónica, que simula la textura del papel y se puede apreciar a pleno día, permiten leer más de 7.000 páginas con una sola recarga. De cualquier manera, conviene estar atentos a los ebooks, porque, a medio plazo, deberían incorporar avances que hoy se ven en otros formatos, como las pantallas táctiles y a color y la conexión 3G. La avanzadilla es otra vez Amazon, que tiene versiones 3G de sus lectores Kindle de 6 y 9,7 pulgadas. Además, el usuario no paga por esta conexión, sino que es Amazon quien la facilita, aunque todo esté pensado para llevar al lector a web de la librería electrónica o a las ediciones on-line de los periódicos y revistas a los que se suscribe.

 

 

Debilidades de la banda ancha móvil en España

1. Precio elevado. Según un informe del organismo regulador de las telecomunicaciones en el Reino Unido, el Ofcom, el precio de la conexión hasta 1 Gbyte al mes en nuestro país es de 21,45 euros, lo que supone tres veces más de lo que paga un británico. Paralelamente, con 5 Gbytes mensuales, el precio medio en España llega a los 32,69 euros, lo que contrasta con los 18 del Reino Unido.

2. Implantación lenta de la infraestructura. No avanza en España al ritmo de muchos países de su entorno, ni, por supuesto, al que lo hace en lugares punteros como Japón o Suecia. Y es que mientras que más de 155 operadoras de todo el mundo despliegan en estos momentos tecnologías LTE, que permiten conexiones móviles de hasta 100 Mbps, en España las compañías no se decidirán hasta 2011 a crear sus redes. De hecho, ADSLzone.com ha publicado que Telefónica va a poner en marcha el despliegue de esta tecnología antes en Alemania que en España.

3. Las velocidades no son reales. Movistar y Vodafone aseguran que en las grandes ciudades y zonas turísticas, así como en los entornos con alta concentración de empresas, dan conexión de hasta 21 Mbps de bajada (en algunos casos llegan incluso a los 42 Mbps), pero en realidad, según ADSLzone, se quedan en 14 Mbps como máximo. No obstante, lo habitual, si se miran los folletos comerciales, es que la velocidad de bajada ofrecida sea, en el mejor de los casos, de 7,2 Mbps. Esto supone, en mediciones sobre el terreno y según la web Bandaancha.eu, velocidades de bajada de unos 5 Mbps y de subida de 1,2 Mbps. En muchas ocasiones, a las operadoras les cuesta especificar la velocidad máxima de descarga y carga de datos, toda vez que el mapa de la banda ancha móvil es muy variopinto. Enwww.servicios.movistar.es/web/movistar/cobertura se puede ver cuál es la señal que nos toca de Movistar, mientras que en Vodafone está disponible en www.vodafone.es/conocenos/cobertura/consulta-cobertura.

 

http://www.pcactual.com/articulo/actualidad/especiales/8014/disfruta_internet_alla_donde_estes.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s